lunes, 21 de marzo de 2016

"TERTULIAS DE AUTOR" Autor invitado: CLaudio Rodríguez

                        
     
                          "TERTULIAS DE AUTOR"
                                        Autor invitado: 
                                  CLaudio Rodríguez





Cuando comenté que Claudio Rodríguez iba a venir como invitado a Tertulias de Autor casi nadie creyó que fuera a cumplir y pensaron que no acudiría. Claudio -me decían - no es de dar lecturas así como así ni de hacer vida social en relación con el mundillo poético. Sin embargo yo esta completamente convencido de que sí vendría. Desde que Claudio y yo nos conocimos en la Universidad Autónoma allá por el año 78, nuestra relación de amistad  fue en aumento y su ayuda hacia mí, presentándome a los más importantes poetas , amigos suyos como Carlos Bousoño, José Hierro, Ángel Gonzalez, Rafael Morales, entre otros muchos, demostraba que aun no siendo muy amigo de asistir a actos poéticos, cuando él me confirmó que daría la lectura era porque pensaba venir.
Para la ocasión había pedido a Joaquín Benito de Lucas, buen amigo de Claudio, que viniera a presentarlo y  Joaquín, que había sido el poeta-catedrático que inaugoró esta estapa de Tertulias emitidas por Canal Norte Tv,  aceptó encantado. 
De manera que Claudio cumplió su palabra y vino a ofrecernos una lectura  de su poesía. lectura que como tanta más cosas siempre le agradeceré.
Claudio Rodríguez fue un poeta que, desde muy joven, tuvo el don de la poesía. Un poeta que fue haciendo no sé qué mágicos conjuros por una tierra de realidad y sueño,  estableciendo planos reales y simbólicos en  una alianza y una condena que era contemplación , meditación, tranformación y una tensión entre lo objetivo y lo subjetivo tanto en la poesía como en la vida. Un poeta que celebra con un hermoso vuelo todo lo que viene y todo lo que se va. Poesía y vida caminado siempre. 
Un poeta que por entonces, febrero de 1993, se planteaba escribir sobre la vejez como un canto a la vida y a sus frutos.
Un poeta que era como una interminable metáfora onírica y real de la tierra y el hombre,del hombre y la vida, de la vida y la luz.
A los diecisiete años escribió Claudio: "Siempre la claridad viene del cielo, / es un don"   
Y del Don de la ebriedad al "Don de la evidencia,"  un artículo donde Joaquín nos habló de su conocimiento y amistad con Claudio y de  la poesía de este extraordinario, tanto como persona, poeta, que hace muchos años hablando sobre su primer libro me decía:"Cuando yo escribí mi primer libro había leído en la biblióteca de mi padre algunos poetas franceses, ingleses,algunos clásicos españoles y nada más.  Entonces hay veces que me pregunto ¿Era sabiduría mi ignorancia?"

El don de la claridad, de la luz, de la poesía,del afecto, de la amistad sin dobleces, de la honradez, de la ternura, de una niñez a flor de piel siempre, de un hombre bueno, ese era su don, eso era entonces y siempre lo que acompañó a Claudio Rodríguez en su caminar por la vida y por la poesía y hoy 21 de marzo de 2016.día mundial de la poesía, quiero recordar al gran poeta que es releyéndole y quiero recordar también al amigo, al gran hombre que fue  Claudio Rodríguez.



                                                 
                                                   Manuel López Azorín